Influencer trabajando

¿Deberías trabajar con influencers para vender en marketplaces? Te damos las claves

El trabajar con influencers se ha convertido en uno de los enfoques más exitosos y solicitados dentro del marketing digital. Pese a esto, que una estrategia sea innovadora y funcional no implica que, necesariamente, vaya a funcionar bien. Para sacarla adelante necesitarás un buen plan y conocimiento sobre el medio que te vas a mover, te lo explicamos.

El auge del marketing de influencers

Con el crecimiento de las redes sociales y canales de comunicación, especialmente Youtube e Instagram. Empezaron a destacar una serie de figuras que atraían más público, alcanzaban un mercado más amplio y ejercían una poderosa influencia sobre ellos. De ahí viene el nombre de influencers.

Generalmente se especializan en un tema: belleza, videojuegos, entretenimiento… Y ahí encuentran un nicho del que hablar y en el que se mueven. Y es al público al que apelan. A partir de la aparición de este tipo de personajes, muchas marcas de esos sectores les han utilizado como embajadores de sus productos. Algo que generalmente suele funcionar muy bien. Pero, como en todo, existen excepciones. Y tú como empresa tienes la obligación de conocer bien el sector al que te estarás dirigiendo.

Tipos de influencers

Una buena forma de diferenciarlos es a través del número de seguidores que tienen. Así, encajarían en 5 categorías diferentes:

1. Nano-influencers. Son los que tienen entre 2 000 y 5 000 seguidores. Generalmente, son personas con mucho engagement, ya que tienen un toque de cercanía con su comunidad.

2. Micro-influencers. De 5 000 a 100 000, son un bloque muy interesante con el que trabajar. Principalmente porque sus consejos son muy valorados. Por lo general se trata de personas que han conseguido destacar dentro de un ámbito concreto. Y, pese a que no son famosas como tal, sí que han podido ejercer una influencia muy notable entre su público. Sin duda, un mercado interesante.

3. Macro-influencers, entre 100 000 y 500 000 seguidores. Aquí ya son palabras mayores. Hay un número mucho más limitado y, por el mismo motivo, también las ofertas de las marcas son más abundantes.

4. Fama-influencers. Entre medio millón y un millón de seguidores. Sí que se han convertido en personas famosas y suelen interactuar solo con marcas de gran tamaño.

5. Mega-influencers. A partir de un millón de seguidores, no solo se definen por sus redes, pueden salir en otros canales de comunicación, como la televisión.

Claves para elegir al influencer perfecto para tus productos

Hay una serie de rasgos que te ayudarán a determinar qué influencer es el más interesante para tus objetivos:

Lo primero de todo será pensar en tus condiciones iniciales y en tus objetivos. ¿A quién te diriges y qué tratas de conseguir? ¿Qué presupuesto tienes? Esto te ayudará a valorar tus opciones más interesantes.

Luego, analiza el mercado con el que trabajas. Qué influencers existen, quiénes de ellos están abiertos a publicidad o colaboraciones, y qué calidad tiene su contenido y su relación con la audiencia. Piensa que hay muchos que tienen seguidores y likes comprados. Por lo tanto, no te fíes solo de las cifras.

Finalmente, valora si tu producto o servicio es de interés para el influencer. Pese a que sea una transacción económica, buscar algo de veracidad en el contenido que se ofrece y en la manera de presentarlo será fundamental para que el resultado sea lo más profesional posible.

Pasos para diseñar una campaña exitosa

Una vez que tengas claro quién puede encajar con tus planes, vamos a ver cómo podréis asociaros.

1. Realiza un buen briefing

Primero de todo, el producto. Si tienes un e-commerce, puedes encontrar grandes distribuidores como BigBuy que te ofrecerán un abanico de posibilidades que puedes vender. Infórmate bien sobre el que has elegido y selecciona la información que vayas a enviarle al influencer para que haya una buena comunicación y un buen entendimiento. Luego, realiza un calendario con timing y con los contenidos que se vayan a realizar, y que estén aprobados por ambos.

También es en este paso donde tienes que diseñar el plan y la idea de fondo. Toda campaña es un mensaje.

2. Habla con el influencer

Puedes encontrarlo por agencia o de cualquier otra manera. Es importante que tengáis un buen trato y que este sea respetuoso y con espacio para la creatividad. Aquí se verán las líneas rojas de cada uno y se diseñará la campaña, los días en los que saldrá y demás.

3. Ten preparadas tus redes para ese momento

También tú tienes que apoyar la campaña y que estar a punto para contestar mensajes, dudas o empezar a realizar envíos.

En definitiva, trabajar con influencers es hoy en día una necesidad para muchas marcas que tengan el objetivo de expandirse y de aumentar sus ventas. En modelos de negocio de dropshpping, por ejemplo, es muy común un trabajo de influencer marketing ecommerce. Y tú, ¿ya has incluido a estas personalidades en tu estrategia? Cuéntanoslo en los comentarios.

Enviar Comentario

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad